En este post vamos a recoger algunos consejos que os pueden ayudar a consumir fruta y verdura de forma que nuestra forma de alimentarnos del campo no contribuya a generar más residuos o emisiones:

1. Compra local

Comprar a agricultores de forma semi-directa, a través de fruterías locales o plataformas que conectan al agricultor con el consumidor final, ahorrando intermediarios y emisiones.

2. Compra fruta sin envasar

Gracias a la evolución de los frutos de algunas plantas, estos contienen cáscaras o pieles que las hacen más resistentes y las protegen de factores externos, entonces ¿para qué añadirle plástico?

A la hora de comprar fruta ecológica, elige la que no está envuelta en plástico. Esto significa que su transporte ha sido cercano y que no ha sido hiper-congelada, que ha viajado menos y es más fresca.

Descargarte esta guía con 11 consejos para vivir sin plásticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *