El plástico es un material que fue creado para ser resistente y duradero, además de económico y moldeable. Haciendo un buen uso del mismo, puede resultar muy ventajoso. Por lo tanto, el verdadero problema reside en el mal uso (aunque más bien en el abuso) que se está haciendo de él. En la sociedad actual nos hemos vuelto tan dependientes a este material que la idea de poder vivir sin él parece imposible. Y lo cierto es, que hoy en día, hasta cuando tenemos la intención de reducir nuestro consumo, nos damos cuenta de que no resulta fácil eliminarlo de nuestras vidas.

Cada vez que visitamos cualquier supermercado para hacer la compra vemos que como el plástico inunda las estanterías y los frigoríficos. Desde un litro de leche dentro de una botella de plástico, hasta una bandeja desechable con nueve gajos de mandarina. Es difícil imaginar pues, un producto totalmente libre de plástico.

Entonces, ¿se puede vivir totalmente sin plástico de un solo uso?

La respuesta a esta pregunta es: sí. Si nos lo proponemos, podemos independizarnos del plástico.

El estilo de vida conocido como Zero Waste o, en español, Cero Residuos, del que ya os hemos hablado mucho en otras ocasiones, trata de adoptar una forma de vida en armonía con el medio ambiente, reduciendo al máximo la basura que generamos para que nuestra huella produzca el menor impacto posible.

Te recomendamos que escuches esta entrevista sobre «El problema del plástico».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *